»» Informaciones

Diciembre de 2019: de común acuerdo finalizó la actividad que se había desarrollado durante varios años, habiendo cumplido un importante ciclo en el Club: ahora el grupo se muda a otro Club donde instala su tatami y traslada la escuela de Judo, con muchos participantes, quedando los amantes de este deporte esperanzados que algún día retorne la actividad a Atlético.

 

LO QUE FUE EL JUDO EN EL CLUB: INAUGURACIÓN 

Con un sencillo pero emotivo acto fue inaugurada el 26 de diciembre de 2013 la Escuela de Judo del Club, ante un numeroso plantel de judocas de nuestra ciudad, de Luján y de Chivilcoy, que vinieron para compartir tan grato acontecimiento para los amantes de este deporte.

Estuvo presente el Intendente Municipal, Dr. Walter Batistella, acompañado por el funcionario y ex Instructor de Judo, Luis Belloni, muchos directivos del Club y público, que siguió con interés el entrenamiento, dirigido por el Instructor Julio Ferreira. Cuando arribaron las delegaciones de los Clubes Italiano de Luján y Gimnasia de Chivilcoy, se realizó la ceremonia inaugural, dándoles la bienvenida el presidente del Club, Federico Raineri al nuevo deporte que se incorpora a las 14 disciplinas que mantiene Atlético; luego el intendente los saludó dejando sus conceptos de apoyo a este deporte y finalmente, la máxima autoridad, el Instructor Walter Núñez, oriundo de Lanús y actual 2do Dan. Árbitro Sudamericano explicó los beneficios del Judo, considerado por la Unesco como el mejor deporte inicial formativo para niños y jóvenes de 4 a 21 años de edad, expresando su satisfacción al ver que este deporte se afianza en otras ciudades importantes como es 9 de Julio, comprometiendo su presencia mensualmente para venir a dictar clases y colaborar con la formación de nuestros deportistas.

Luego, aprovechando la presencia del Instructor, dio una clase práctica, que fue muy bien aprovechada por los presentes.

De esta forma, después cuarenta años retorna el Judo al Club Atlético, ahora conducido por los Instructores Roberto Candia, Ricardo González y Julio Ferreira, con la supervisión de  Walter Núñez.

LA NUEVA ACTIVIDAD

La nueva Escuela de Judo funciona en la sede social, en la planta alta, donde ya ha sido instalado el tatami de 64 metros cuadrados de superficie, contando con todas las comodidades para que la actividad sea placentera.

Las clases son para ambos sexos, los lunes,  martes y jueves a partir de los 12 años de edad y sin límites máximos, en el horario de 20 y 30 a 22 y 30 horas, horario de verano. La actividad es supervisada por la Federación de Judo de la Provincia a través del Instructor Walter Núñez, quien vendrá a inspeccionar y a dar clases una vez por mes.

LOS COMIENZOS DEL JUDO EN EL CLUB

En el año 1969 se amplían las posibilidades para  los asociados: por iniciativa de Victorio Varzilio, activo dirigente de la entidad, desde el mes de febrero se incorpora una nueva actividad, el Judo, contratando para dirigirlo al Profesor Teodoro Guardia, desarrollando sus tareas en la Sede Social, instalada entonces en el edificio frente a la plaza Belgrano, donde hoy funciona el ISETA; al año siguiente y dado el interés que despertaba la nueva actividad, que ya contaba con 63 participantes, se le asigna un lugar exclusivo: la sede contaba con planta baja y planta alta y en ésta, había un entre piso, que ocupaba todo el frente por 10 metros de fondo, con ventanales a la plaza; allí se desarrolla el nuevo deporte, a cuyo efecto se instala un  «tatami» de 3 ms por 6 ms y aparatos para gimnasia, para contar con mayores posibilidades de entrenamiento.

En 1973 pasa a dirigir el Profesor Alejandro Demidowich y para fomentar la competencia organizada, se crea la Asociación Regional Oeste de Yudo, con entidades de la zona, organizando certámenes periódicamente, donde se destacan nuestros representantes.

Tuvo variadas alternativas el Judo en la historia del Club, con períodos de auge y otros de decadencia, dependiendo siempre de la existencia de dirigentes que lo sostuvieran.

Por eso faltó durante muchos años, hasta que en el año 2013, se presentan Ricardo González y Roberto Candia, directores de un grupo que practicaba Judo en la ciudad, en forma independiente, manifestando su interés en integrarse al Club, con los elementos que contaban y con las personas que lo practicaban, obteniendo una respuesta afirmativa de la C.D. y así retorna la actividad a la entidad, esperando que sea definitiva.