»» Historia

LOS COMIENZOS DEL RUGBY

La Unión de Rugby del Oeste de la Provincia (UROBA) tuvo sus inicios en el año 1982, en una reunión llevada cabo en la actual sede de la URBA (Unión Provincial), antiguamente la Unión Argentina de Rugby.
El encuentro se celebró con Papuchi Guastela y participaron los clubes de Junín, Mercedes, Campana y Capilla del Señor. Por su parte, y en representación de los clubes de la Unión Argentina, fueron Mario Mora (Bragado) y Carlos Zinani (Junín).
El resultado fue que los clubes mencionados se integraron al campeonato de la URBA, y los restantes, los ubicados a distancias mayores a 70 KM, quedaron marginados.
De allí nació la necesidad de crear una Unión propia de la región y se comenzó a trabajar de la mano de Don Pedro Zacachurri (árbitro URBA), eterno colaborador de las localidades del interior del país.
Así fue que en el año 1985 se hizo la primera presentación formal ante la UAR, para poder participar como afiliada a la entidad madre. La reunión se realizó en la ciudad de 9 de Julio, en el Club Atlético, cuyo dirigente, Pedro Ruggeroni, fue uno de los principales impulsores del movimiento, que contó con la presencia de Mario Mora (Bragado), Chuno Fernández (Chacabuco), Rafael García, José Castelar y Carlos Zinani (Junín), Castellanos Iparraguerre (Los Toldos), José Luis Ledesma (Carlos Casares) y Aranda (Pehuajó).
En aquel momento se decidió hacer una comisión que fue liderada por el Dr. Mario Mora (Presidente) Carlos Zinani (Vicepresidente), Pedro Ruggeroni (Secretario), Aranda (Tesorero), Pedro Maggio y José Carlos Fernández (Vocales). También se dispuso de una Comisión Revisora de Cuentas, que fue integrada por Rafael García, José Luis Ledesma y Juan Pérez.
En la ciudad de 9 de Julio, en el Estadio del Club Atlético, el día 30 de Julio de 1986, jugó el primer partido el seleccionado de UROBA con Santa Rosa, de La Pampa (en la foto). Posteriormente se firmó el Acta fundacional de Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires.
Los clubes fundadores son de las ciudades de Bragado, Junín, Chacabuco, 9 de Julio, Carlos Casares, Pehuajó, Los Toldos y Trenque Lauquen.

 

A fines del año 1985 un grupo de aficionados al rugby de nuestra ciudad, se reunieron con Pedro Ruggeroni, un viajante que venía de la ciudad de Buenos Aires, donde había jugado a este deporte, quien los interesa aún más en esta actividad y deciden la formación del equipo, pero necesitan dónde un lugar para jugar: por ello se reúnen en el mes de noviembre con el presidente del Club, Horacio Silvestre, llegando a un acuerdo para desarrollar este deporte en el Estadio, en la cancha auxiliar de fútbol y además con autorización para el uso de los vestuarios y baños, representando a la Entidad.

Al principio eran 9 jugadores, liderados por Raúl Potente y dirigidos por Ruggeroni pero en el año siguiente crece mucho la cantidad, estimulados por la publicidad de Los Pumas: aumentó tanto el número que pronto había 130 jugadores, que se agrupaban: 8ª división para menores de 12 años de edad; 6ª para 13 y 14 años; 4ª para 15, 16 y 17 años, y los mayores de esa edad integraban la 1ª división, que pasaron a intervenir en el Torneo del Oeste, agrupados en la U.R.O.B.A., entidad entonces también en formación, siendo representante del Club el mencionado Ruggeroni.

Una vez formados los equipos, comienza la actividad; así es como en el año 1987, en octubre, Atlético participa en el Seven a Side realizado en San Isidro, con participación de equipos de todo el País, obteniendo un consagratorio segundo puesto. Al año siguiente, en el mes de octubre, se consagra campeón de 4ª división del torneo de la UROBA y así se inicia una etapa de progreso y de realizaciones para el rugby local, que se irá consolidando en el Club.

De todos modos no era fácil compartir la cancha con otro deporte, por eso en alguna oportunidad se mudaron a otros lugares, el último fue a una hectárea contigua a la Estación ferroviaria conocida con «La Trocha», pero era un lugar muy expuesto donde sufrieron muchos robos o roturas, por eso decidieron retornar al Club de sus orígenes y en 2010, en forma definitiva, porque con ayuda de la C.D. presidida por Federico Raineri, construyeron un quincho, donde había funcionado la cancha de paddle, aprovechando las paredes y piso instalado: allí se realizan los «terceros tiempos», cursos y todo tipo de reuniones. 

Pero faltaba el complejo deportivo propio, con dos canchas, vestuarios y salón,